CABECERA-NATURAL2

Topografía y Geomorfología

foto de otono arroyo valsequillo

La zona donde se ubica Robledo de Chavela es una tierra de transición entre las sierras de Guadarrama y Gredos, presentando una morfoestructura más compleja que la de otras áreas del Sistema Central.

Esto queda marcado por la dispersión orográfica de las alineaciones, que es un reflejo de la interferencia de las direcciones dominantes: E-O de la sierra de Gredos y NNE-SSO de la sierra de Guadarrama.

Se pueden establecer dos grandes apartados para la descripción de las características geomorfológicas de la zona:

Formas asociadas a los antiguos y sucesivos arrasamientos, que son las que nos marcan los rasgos megamorfológicos. Estas formas son las superficies de aplanamiento que están presentes tanto en el macizo como en la cuenca. Esto, junto a la morfoestructura, configura los grandes rasgos del relieve actual llamado megamorfología.
Formas derivadas de los procesos actuales que son las que confieren el modelado de detalle y que actúa como morfogénesis degradante y sustitutiva de la precedente.
La altitud con respecto al nivel del mar varía desde los 800m del fondo del valle hasta los 1.628m del cerro de San Benito, siendo este pico el de más altura del municipio.

Valsequillo. El término municipal de Robledo de Chavela, que tiene una superficie total de 9.281Ha, se centra en el valle formado por el arroyo de La Puebla. El casco urbano se encuentra situado en su nacimiento.

Este valle tiene una dirección Norte-Sur (NNE-SSO), que se prolonga hasta el Norte por el valle formado por el arroyo Valsequillo, que nace en las cercanías de la Cruz Verde. El límite que tiene el municipio en el Este está marcado por el valle formado por el arroyo del Corralizo de la Barrera, y en el Oeste por el valle formado por el río Cofio.

PICOS Y CERROS

El casco urbano se sitúa sobre un pequeño cerro que tiene una cota de unos 900m. En su parte más alta se sitúa la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.

El municipio es atravesado por un cordel que tiene una longitud de unos 16km y una anchura de 2,5km. La dirección de esta serranía es NNO-SSE. En el NNO del casco urbano se encuentran las Hontezuelas, con el pico Portacho de 1.111m como techo.

Al descender, se llega al cerro Robledillo, justo al Oeste del pueblo, con picos cercanos a los 1.200m. Al SSO, llegamos a un gran resalto que es el pico Almojón, con una altura de 1.178m, y un poco más abajo, encontramos el alto de Navahonda, con alturas cercanas a 1.150m.

Al límite del municipio por el Sur, se encuentran el pico Almenara, con una altura de 1.259m, y el cerro de la Almenara, de 1.246m.

Al Oeste del valle existen numerosos cerros: en la zona central, el cerro Horma (1.108m) y el cerro Montazo Chico (974m). Al Sur, la Hinojera (1.000m) y el cerro Montazo Grande (1.066m). Al Suroeste encontramos el monte Agudillo, bordeado por el río Cofio. La altura media de este monte es de unos 800m, aunque en algunas zonas se puede llegar incluso a los 900m.

Al Este se encuentra la dehesa de Fuente Lámparas, con una altura media de 950m. Está coronada por los Morros (1.084m).

Atravesando el término municipal, se encuentra una alineación de cerros aislados con relieves residuales. Esta alineación suele tener una fisonomía escarpada, con un gran contraste respecto a la base donde se asienta.

Al Oeste de los cerros tenemos el pie de monte de tipo depresión, con una estructura de zona hundida respecto al entorno inmediato, y sus límites se ajustan a las grandes fallas y fracturas.

Al Este de los cerros tenemos el pie de monte de tipo rampa, formando una transición entre las sierras y las cuencas terciarias. Son planicies que generalmente están degradadas por la actuación fluvial y su estructura está bien definida por la ruptura de pendientes.

La mayor parte del municipio tiene una erosión considerada muy grave, excepto en algunas zonas de las dehesas y en los alrededores del arroyo de La Puebla, cuya erosión es pequeña.